“No compartimos nuestros asuntos”: avance de la terapia en la comunidad de raza negra

Como barbera durante más de 20 años, a Nikki le encantaba que los clientes se sentaran y compartieran sus vidas mientras ella trabajaba en su cabello. Para ella, la barbería siempre fue más que un corte o un peinado; era el vehículo de conexión entre ella y su comunidad. Nunca imaginó que un día utilizaría un método de conexión totalmente diferente para ayudar a las personas.

La vida puede cambiar en un instante

En 2019, Nikki, madre soltera de cuatro hijos, aceptó un trabajo adicional para obtener más ingresos. Se lesionó en el trabajo y, aunque con dolor, continuó empujando a través de su malestar por el bien de su familia. Cuando una mañana se despertó sin poder mover el cuello ni el brazo, supo que su lesión era insostenible.  Una visita a urgencias reveló que tenía una hernia discal y que era necesario operarla.

“Tenía miedo y no sabía qué hacer”, dijo Nikki. “Tenía que mantener a mis hijos, pero tampoco podía ir a trabajar. Sentí que todo me golpeaba al mismo tiempo. Nunca me habían operado y estaba aterrorizada”.

Cuando Nikki se enteró de que no iba a poder trabajar durante el primer año de recuperación tras la operación, se sintió desolada. Sintió que todos los objetivos que tenía para sus hijos, para ella misma y para su futuro se le escapaban.

Entonces, uno de sus clientes anteriores le recomendó que acudiera a la terapia de WellPower para que la ayudara a sobrellevar la situación. Al principio, Nikki tuvo dudas. “A ser de raza negra, de niña me dijeron que nosotros (la comunidad de raza negra) no hacíamos terapia”, dijo. “Me dijeron que lo que pasa en la casa de uno, se queda en la casa de uno. Lo que pasa en tu vida, se queda en tu vida. Me costó mucho pensar en contarle a alguien, como un terapeuta, lo que estaba pasando”

Encontrar el alivio

Después de sopesar si debía ponerse en contacto con WellPower y pedir una cita, Nikki decidió proceder.

“Tuve que reconstruir mis justificaciones personales para buscar terapia, cuando me habían dicho toda la vida que no lo hiciera”, dijo. “Al principio fue un reto para mí aceptarlo. No sabía que tenía ansiedad y depresión graves. No sabía que había caído en estas cosas sólo por culpa de ese momento que cambió mi vida. Pero sucedió. Tuve que encontrar el valor para aceptar que algunas cosas no estaban bien para mí, mentalmente. Y luego tuve que encontrar el valor para aceptar que necesitaba ayuda”.

Cuando comenzó con los servicios, descubrió que todas las personas con las que se encontraba eran amables, alentadoras, serviciales e informativas. Nikki recordó: “Una vez que pude hablar con alguien de WellPower -para quitarme esa angustia mental de los hombros, del pecho- para que me dijeran: ‘Wow, has pasado por mucho, y estoy orgullosa de ti por seguir en pie. Al mismo tiempo, WOW, sigues en pie’. Eso significó el mundo para mí.”

Apoyo entre pares

El viaje de Nikki con su propia terapia la llevó a 2Succeed, el programa de rehabilitación laboral y educativa de WellPower. Durante su primera reunión con un consejero vocacional, la animaron a empezar un programa para convertirse en especialista de apoyo entre pares. Los especialistas en apoyo entre pares son personas que han superado con éxito sus procesos de recuperación, y que luego ayudan a las personas que están pasando por experiencias similares.

“El consejero vocacional, Ray, me dijo: ‘Eres muy fuerte'”, dijo Nikki. “‘Eres resiliente. Has superado esas dificultades y no has dejado que te detengan o te definan. Puedes animar a alguien que esté pasando por cosas similares en su vida a hacer lo mismo’. Me hizo pensar que podía ayudar a la gente utilizando las habilidades que ya tenía tras 20 años de hablar con mis clientes de la barbería.”

El cambio de carrera de barbera profesional a especialista de apoyo entre pares no le ha parecido tan drástico a Nikki.

“Sigo hablando con la gente sobre sus vidas y ayudándoles; sólo que ahora lo hago sin la maquina recortadora en la mano”, dijo. “Me alegro mucho de las vidas que toco, porque quiero ser capaz de devolver lo que me dieron a mí. Estoy muy agradecida por la ayuda que recibí, y me siento tremendamente humilde por mi capacidad de devolver eso a mí comunidad.”